Ni vivo ni muerto, el caso del Tomador de sangre

Si hay algo que da miedo es la posibilidad de un sujeto que no está ni vivo ni muerto, que duerme de día y vive de noche y busca víctimas para chupar su sangre. ¿Algo más? Vive en un tenebroso castillo, tiene ayudantes extraños y puede ser encantador; cartón lleno. Así es este particular conde que representa toda una larga tradición que va de Europa a China y habla de hombres vampiros sedientos de sangre fresca. Por las dudas, ponete una polera bien gruesa.