De corazones y suspiros

Andrés Calamaro canta a los cuatro vientos que no se puede vivir del amor. Sin embargo, cuesta creer que estar enamorado no sea la experiencia más maravillosa de todas. Ese estado excepcional, mezcla de confusión, atontamiento y entusiasmo en el que todo se tiñe del rostro amado y ya nada parece ser más importante que eso. La literatura es ideal para expresar sentimientos y contar las mil y una historias del corazón y sus desilusiones.

0